Durante las vacaciones de Semana Santa visitamos Suerte Ampanera, una granja de cabras en Colmenar Viejo. Allí pudimos aprender más cosas sobre sus cuidados, ver como las ordeñaban e incluso coger cabritillos recién nacidos. También nos enseñaron cómo hacen los quesos e hicimos una cata de los mismos.

Fuimos muy bien recibidos tanto por los trabajadores de la granja como por los perros que cuidaban de las cabras. Nos impresionó que tenían unos mastines enormes y no paraban de jugar con nosotros. Además pudimos disfrutar de sus cachorros recién nacidos.

También pudimos hacer un refugio para roedores y culebras y pudimos ver un montón de animales que viven en la finca en libertad.

Fue una experiencia inolvidable que nos gustaría repetir en un futuro.

Previous post Mujeres importantes de nuestra vida
Next post ASÍ SE SIENTE ABRIL… EN ASPA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *