Allá donde se cruzan los caminos
Donde el mar no se puede concebir
Donde regresa siempre el/la fugitivo/a
Pongamos que hablo de Madrid

Donde el deseo viaja en ascensores
Un agujero queda para mí
Que me dejó la vida en sus rincones
Pongamos que hablo de Madrid…

Y es esta ciudad la que nos permite nacer de nuevo o regresar, si es preciso, a nuestros/as jóvenes y a nosotros/as mismos/as, por eso, y para poderles ofrecer “algo más que empleo” y sobretodo cerca a esta fiestas de celebración, con el objetivo de facilitar su participación en Actividades culturales cercanas a su entorno más inmediato y su incorporación social, además de potenciar la adquisición de aptitudes positivas en la utilización de su tiempo libre y favorecer las relaciones sociales entre ellos/as, desde la línea prelaboral, nos hemos acercado al Centro de Madrid para disfrutar un poco del ocio navideño, desde los puestos típicos y míticos a degustar un delicioso y tradicional bocata de calamares en muy buena compañía.

En enero reclaman actividades más de este corte, así que…, nos pondremos a ello!

Texto escrito por Elena Peñas.

Previous post MES DE NOVIEMBRE, COMIENZA EL FRÍO Y LAS ALTERNATIVAS PARA PASARLO.
Next post LOS REYES MAGOS PASAN POR CAÑADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *