Esta típica frase que se dice cada vez que llega el 31 de diciembre del año anterior queremos que en ASPA 7 se vuelva una gran realidad. Y como cambian los años cambian también los espacios, pero siempre con las mismas ganas y energía.

Como sabrán las personas asiduas al local del CECO Guatemala la sala de actividad es el lugar donde pasa casi todo lo molón de ASPA y este mes le hemos dado caña para irla transformando.

Lo mismo nos vale para hacer un taller de comida, que rápidamente se convierte en un centro de costura o un pabellón de deportes.

Y como el mundo entero no cabe en un solo aula tendremos que salir a ahí fuera para darle caña, patear la ciudad y descubrir todos los rincones que la ciudad de Madrid nos puede ofrecer.

Este mes le hemos dado mucha caña al conocimiento del medio y nos hemos ido a disfrutar del Madrid de los Austrias, un día de escalada y la actividad estrella del mes ha sido una tarde en la Zarzuela… que más se le puede pedir a Madriz

Previous post Visita a la  Fundación Randstad, «buscamos el apellido».
Next post Aspa7 apuesta por las nuevas tendencias artísticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *